Jaguar: México debería reemplazar importación de gas natural de EEUU con produccion nacional

Jaguar: México debería reemplazar importación de gas natural de EEUU con produccion nacional

La firma mexicana Jaguar Exploración y Producción cree que la estrategia de la compañía estatal Pemex de enfocarse en la producción y refinación de petróleo abre la puerta a los actores privados que se concentran en el gas natural dentro del mercado local.

Jaguar está enfocado en un 80% en gas natural y actualmente lleva a cabo una activa campaña cuyo quinto pozo está listo para ser perforado en breve.

Si bien ya desarrolla dos bloques terrestres en la cuenca Burgos, la compañía anticipa un aumento significativo de la producción a partir de 2022 y 2023.

BNamericas entrevistó al presidente ejecutivo de Jaguar, Warren Levy, para analizar la estrategia poco convencional de la empresa, su opinión sobre los riesgos políticos y regulatorios de México y su experiencia en la tramitación de permisos en el país.

Jaguar se creó en 2014 para aprovechar la apertura del sector de hidrocarburos de México luego de las reformas energéticas que implementó el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto.

La compañía se adjudicó 11 bloques como parte de las rondas licitatorias de cesión de derechos, lo que la convirtió en el mayor operador privado en términos de superficie terrestre, con prospectos en las cuencas Burgos, Tampico-Misantla, Veracruz y Sureste.

BNamericas: ¿Por qué decidieron ingresar a México? ¿Qué distingue la estrategia de Jaguar de la de otros operadores privados de la región?

Levy: Creo que hay muchas áreas de México poco exploradas. Pemex, como cualquier operador local, se centró en áreas de éxito. Entonces, una vez descubierto Cantarell, las áreas a su alrededor se convirtieron en el foco principal de Pemex, y es una compañía petrolera muy grande, de hecho, una de las más grandes del mundo. Es lógico que la atención se concentre en buscar campos gigantes y supergigantes en lugar de apostar por un proceso de exploración más metódico en toda la región.

Durante los últimos 10 a 15 años, el gas natural no ha captado la atención de Pemex. Hay una gran superficie para explorar que podría albergar gas y no se ha analizado bajo ningún tipo de técnica exploratoria moderna, por lo que vimos una oportunidad. Obviamente existe la ventaja de que el costo de capital para construir un pozo terrestre es significativamente menor, lo que permite distribuir la misma cantidad de inversión de capital en una gama más amplia de oportunidades.

Cuando nos otorgaron los bloques, el inventario de prospectos que se proporcionó como parte de las rondas licitatorias ascendía a cerca de 1,5 billones de pies cúbicos [Bpc] de gas potencial en los 11 bloques. Mediante la investigación de los bloques y el uso de técnicas de análisis más modernas, aplicando una interpretación sísmica moderna y revisando toda la cartera, desarrollamos un inventario de prospectos de casi 13Bpc de gas, un inventario de clase mundial que sería la envidia de muchas compañías medianas y grandes de todo el mundo.

Las áreas mexicanas que no tienen potencial para albergar estructuras muy grandes han sido poco exploradas de manera reiterada, y esa es una oportunidad para una empresa que está dispuesta a venir y revisarla con mayor intensidad, lo que estamos haciendo. A futuro podremos compartir buenas noticias con el mercado. Estamos aumentando nuestras reservas de gas y proporcionando algo de producción y reemplazando parte del gas que se importando desde Estados Unidos.

BNamericas: ¿Cómo puede su gas competir con la producción proveniente del otro lado de la frontera, de Texas? ¿Qué ventajas tienen sobre esta producción, que a veces se la promociona como la más barata del mundo?

Levy: La respuesta a esa pregunta tiene un par de acotaciones. Depende de dónde te encuentres en el país, obviamente. La parte sur está aislada y no está conectada a la infraestructura que permite acceder al gas estadounidense, por lo que la demanda de gas en la zona sur del país debe satisfacerse localmente y el precio lo refleja.

Cuando se habla de la mitad norte de México, que está conectada a la red estadounidense, resulta lógico el reemplazo de gas importado desde un punto de vista fiscal. Es más eficiente comprar el gas por el mismo precio a un productor nacional que a EE.UU., pero lo que es más importante para México: con una producción nacional de alrededor de 95-97 centavos por dólar que permanece en el país, en lugar de alrededor de 15 centavos por dólar de gas importado. Entonces, hay eficiencia desde una perspectiva fiscal, hay un incentivo que va más allá de las consideraciones nacionalistas o socialmente motivadas.

Si podemos reemplazar gas importado desde Estados Unidos, gran parte del beneficio económico del consumo de gas en México se queda en el país a lo largo de toda la cadena de valor. Más importante aún, es crucial para México producir más energía derivada del gas natural y reemplazar el uso de petróleo y combustibles búnker más pesados desde una perspectiva de impacto ambiental.

Creemos que la demanda de gas natural en México seguirá aumentando, particularmente para la generación eléctrica, y poder producirlo desde una fuente mexicana es bueno para la economía y la industria y, por supuesto, hay un beneficio para los consumidores. Además, vemos que la mayoría de los consumidores que están interesados en comprar gas natural están muy interesados en conversar con alguien como nosotros y de comprarlo a nosotros en lugar de hacerlo a una fuente estadounidense.

BNamericas: ¿El cambio de estrategia en materia de política energética en México, para impulsar a Pemex y la eléctrica estatal CFE, ha hecho mella en la confianza de los inversionistas en exploración y producción?

Levy: Creo que el gobierno ha sido bastante coherente en términos de riesgo. Si operadores como nosotros mismos obtuvimos nuestros bloques a través del competitivo proceso licitatorio, lo hicimos de la manera correcta y estamos cumpliendo con nuestros compromisos laborales. El gobierno ha sido bastante coherente y ha expresado públicamente en los últimos meses el hecho de que no hay intención de interferir con el negocio existente.

La discusión desde la perspectiva del petróleo y el gas es si habrá futuras rondas de licitación, si habrá acceso a nuevas áreas en el futuro. Para nosotros, ese problema no es tan candente porque tenemos una presencia muy grande y mucho por hacer, por lo que no necesitamos una superficie extra para que el negocio sea viable.

Cuando se habla del principal desafío que enfrenta el gobierno hoy en día, creo que nadie tiene la menor duda de que la carga de deuda que presenta Pemex y su baja producción en los últimos años es el principal punto de presión que tiene el gobierno. Y esto sería un problema para cualquier gobierno, a pesar de que este ha optado por convertirlo en un punto central de su plataforma política.

El gobierno debe asegurarse de que Pemex tenga éxito y, obviamente, hay ciertas fuentes de generación de energía que no beneficiarán tanto a Pemex, pero hay otras fuentes de generación que sí lo harán. Toda la estrategia en materia de importación y exportación de combustibles está diseñada para fortalecer la posición de Pemex. Si bien algunos de nosotros podemos estar en desacuerdo con las tácticas, creo que hay una lógica detrás que, a niveles altos, tiene sentido.

Dado que el gobierno ha evolucionado y su comprensión como individuos sobre el sector ha mejorado, vemos que cree que hay ciertas áreas en las que Pemex puede beneficiarse. Se está enfocando en activos costa afuera muy grandes, principalmente en aguas someras y en refinación, esas son las áreas en las que Pemex puede encontrar una solución a su situación financiera de la mejor manera. Lo notable es que no se ha mencionado el gas natural en eso. El gobierno tiene una comprensión limitada pero creciente del valor de reducir la cantidad de importaciones de gas desde EE.UU., y eso no significa simplemente recortar las internaciones, sino reemplazarlas con producción nacional porque eso es lo que beneficiará más a la economía.

No vemos ningún riesgo en el corto plazo más que uno muy grande, que es la postura crítica que ha tomado el gobierno, en particular el presidente, que [podría] afectar el apetito de la comunidad inversora internacional para invertir en México. Y ese es un factor de riesgo real, porque si los inversionistas internacionales no están dispuestos a invertir, lo necesite o no como operador, en última instancia la salud de la industria depende de alguna manera de la salud de Pemex, ya que es por lejos el operador más grande del país, y si los inversionistas no están dispuestos a continuar invirtiendo en Pemex, eso puede generar estrés adicional para la industria. Así que esperamos que se entienda que beneficia a todos que México sea razonablemente aceptable para los inversionistas internacionales. Ahora vemos una pequeña dificultad en ello porque, desafortunadamente, la mayoría de los inversionistas en Nueva York y Londres leen lo que hay en los medios y no necesariamente profundizan en los detalles de lo que realmente está sucediendo detrás de escena.

Vemos un mayor riesgo desde el punto de vista del entorno de inversión, especialmente dado que estamos en una posición macroeconómica tan difícil a nivel mundial debido a la pandemia y en el sector de petróleo y gas en general. Es un desafío reunir capital, y es un momento complicado para toda la industria. Añadir la percepción de riesgo político lo hace aún más difícil.

BNamericas: Mucho se ha hablado de una pérdida progresiva de independencia de los organismos reguladores de México. ¿Cuál es su experiencia con el regulador de hidrocarburos CNH y su evolución en el tiempo? ¿Cree que su independencia está en riesgo por presiones políticas?

Levy: Lo que hemos visto en los últimos 18 meses es una evolución a una entidad cada vez más estricta, pero muy alineada con exigir a los operadores, incluido Pemex y todos los privados, que cumplan al pie de la letra con todas los leyes, pautas y reglas vigentes.

Como titulares de un bloque, tenemos gran cantidad de documentación que debe ser generada y aprobada por CNH y también por otros organismos gubernamentales. Lo que hemos visto es que CNH ha sido estricta, pero justa. Si uno cumple con todo lo que se supone que debe cumplir, aprueban el plan y brindan apoyo.

Hemos visto una menor flexibilidad de las aprobaciones. Si la documentación de alguien no se presentaba correctamente, daban la oportunidad de corregirla. Si la documentación no se presentó ahora, el plan es rechazado y habrá que comenzar de nuevo, lo que técnicamente está permitido, según las reglas. Hemos visto que CNH nos ha apoyado en la medida en que trabajan con nosotros para asegurarse de que podamos cumplir con todos los compromisos de trabajo. Entienden que Jaguar tiene una cartera muy amplia. Después de Pemex, somos el operador que más revisan. Tenemos 27 planes activos presentados con CNH y la empresa privada que sigue tiene 9.

Han brindado mucho apoyo, pero son estrictos en sus solicitudes a todos los operadores para que cumplan con las pautas. No tenemos ningún problema con eso. Es un campo con condiciones niveladas que se aplican a todos por igual. Estoy seguro de que probablemente hay algunas presiones políticas tras bambalinas, pero hasta ahora vemos que, siempre y cuando uno cumpla, está todo bien con CNH. El nivel de comunicación y comentarios que recibimos de la entidad es excelente.

jaguar
Author: